ESPAÑA | El Movimiento 15M no se deja maquillar por ningún “objetivo”

En pleno V Aniversario del Movimiento 15M en España, llega un artículo de Juan Carlos Monedero, que apunta hacia un intento de los mas media de “maquillar” al 15M, donde una periodista “plural” y que nosotr@s en Ecuador conocemos bien por la agria y malintencionada entrevista que hizo al Presidente Rafael Correa en TVE en Madrid hace algunos años, Da. Ana Pastor, ahora esta periodista en Madrid intentó dar un giro mercantilista a la protesta ciudadana en la celebración del V Aniversario del Movimiento 15M.

Antes de entrar de lleno en la lectura del artículo de Juan Carlos, me permitiré lanzar un par de reflexiones.

Para empezar, el Movimiento 15M no es mercancía de nadie y menos para dar de comer a la señora Pastor ni a sus jefes de A3Media, quienes no son precisamente pueblo. De hecho uno de los gritos que retumbaron y retumban en la Puerta del Sol desde el 15M es “no somos mercancía”.

El guión estaba marcado, la señora Pastor quería convertir, mediante mensajes subliminales perfectamente estudiados, cubrir la “noticia” para desarmar la lucha social en las calles y llevarlas a la pantalla de la tele, disfrazando sin pudor al acto reinvindicativo en un show y a sus actores en estrellas de cine o de circo, según el productor desde plató indicase.

A la señora Pastor le daba exactamente igual lo que allí el 15M exponía, no le interesa lo más mínimo, ella sigue el guión que le marquen, ahora re-convertida una vez más en una periodista de pseudo “izquierdas”, objetiva y plural; cuando hasta hace poco seguía sin sonrojarse lo más mínimo el guión de ultraderecha en la CNN, con su programa de entrevistas tendencioso y claramente manipulador. Es sin duda uno de los mejores ejemplos de periodismo-político mercenario.

El sólo hecho de que la señora Pastor haya querido realizar su “programa” en la Puerta del Sol, justo durante el V Aniversario del 15M, delata su total falta de objetividad, desenmascara sus “objetivos” y deja claro que nunca supo realmente lo que es el Movimiento 15M, porque de saberlo, de haberlo investigado antes y ya no decir haberlo vivido en las calles, obviamente no habría ido a hacer semejante sainete allí, menuda “periodista”.

Bravo por ese Movimiento 15M de una hidalguía infinita, de una dignidad férrea y de una coherencia completa… bravo por mis compañeras y compañeros; porque “de norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste”… aún desde el otro lado del charco.

Felicidades 15M en su V Aniversario!!!

Un fuerte abrazo desde Quito – Ecuador.


Introducción por: Alex Flores Alvarez.

El 15M: un guión que no admite cortes

Decía Guy Debord en los calores del mayo del 68 que en nuestras sociedades, saturadas audiovisualmente, todo tenía una segunda oportunidad, pero solo  como espectáculo. La sociedad aprende y por eso no pueden haber repeticiones. El quinto aniversario del 15M y la sobreactuación mediática permite recobrar la reflexión. El programa El Objetivo de la Sexta, retransmitido desde la Puerta del Sol donde desembocaba la manifestación que conmemoraba  los cinco años desde que empezó el 15M  ¿ha sido un ejemplo claro de banalización de la política cuando se convierte en espectáculo o fue un acierto porque toda la política se ha trasladado ya a la televisión y los medios?

Foto: comiendotierra.es

Presentadora Ana Pastor en la Puerta del Sol en pleno festejo del V Aniversario del Movimiento 15M en Madrid | Foto: comiendotierra.es

Es evidente que antes los revolucionarios iban a la sierra y ahora van a los platós de televisión. Si se trata de cambiar en profundidad nuestras sociedades. Ignorar esto es poner palos en las ruedas de la construcción de hegemonía. Pero eso no significa que valga todo. Puedes ir a programas que ve gente a la que no llegarías de otra manera, pero no puedes, por ejemplo, participar en otros donde se humilla a concursantes o donde el dolor tiene presencia exclusivamente como una forma de hacer negocio. Ir a la televisión a hacer pedagogía en el lugar donde se construye el sentido común es, evidentemente, de sentido común. Pero no deja de ser territorio minado.

Todo lo que una persona con voluntad emancipadora hace en los medios lo ha aprendido en otros sitios. La televisión solo es un instrumento, nunca el fin. En la televisión sólo aprendes a representar o a discutir en un ritmo que no siempre es el que permite profundizar. Si no llevas aprendidas otras cosas de otras luchas, puedes hacer con el mismo gesto un reality show, una serie, presentar un telediario  o cocinar en el programón de Bertín Osborne. Terminas confundiéndote con el resto del ambiente. Si no todos los partidos son iguales, no todos deben hacer las mismas cosas ni hacerlas de manera idéntica.

El espectáculo desmantela la condición subversiva de la realidad, precisamente porque construye un decorado donde todo lo que amenaza ha sido desmantelado. Por eso el plató estaba rodeado de vallas y gente de seguridad. No me cabe la menor duda de que en el quinto aniversario de, pongamos por ejemplo, la toma de la Bastilla, Ana Pastor habría, de haberse dado el caso, emitido El Objetivo desde esa Plaza, con las banderas medidas en los lugares precisos, la Marsellesa sonando en el tono adecuado, y unos cuantos jacobinos, perfectamente caracterizados con las ropas convenientemente envejecidos, dando modulados gritos contra los borbones. Pero en modo alguno se aprovecharía la ocasión para llevar a ningún monarca camino de la guillotina, para plantear medidas de salud pública, dictar decretos de defensa de los menesterosos o dar por abolida en directo la monarquía. Por la misma razón por la que El Objetivo tendría enormes dificultades para emitir su programa desde un campamento de la dignidad o desde un encierro con trabajadores en lucha contra una multinacional. Por ejemplo, el de los trabajadores de Coca-Cola. La televisión puede agitar o, por lo común, puede desactivar. Convertir un lugar de lucha en un plató ¿hace más fácil la pelea? ¿Invita a cambiar el sistema? ¿Agita los ánimos para confrontar al 1%? Muy al contrario, después de terminado el programa, y una vez digerida la publicidad convenientemente seleccionada para el público que vería ese programa,  se contendrían los ánimos subversivos, limitados a la realidad virtual de la televisión. ¿Borra un plató de televisión las huellas de lo subversivo? La frontera es muy tenue. La probabilidad de meter la pata, incluso con buenas intenciones, es muy alta.

Los medios, especialmente privados, viven por y para las audiencias.  Romper la monotonía es una obligación económica. Siempre querrán un escenario que aumente el interés de lo que cuenten y, por tanto, sus espectadores. ¿Hay límites? Ya sabemos que para ellos no. De manera que corresponde a los periodistas saber que van a moverse en una delgada frontera donde, si llegas al límite eres un genio y si la pasas te conviertes en una parte más de la telebasura. Esa frontera delicada es la que te puede llevar  a donde han asesinado a ciudadanos mientras la sangre aún no se ha secado, a ayudar a refugiados a bajarse de una patera,  a emitir en directo un suicidio, a emitir en el punto Cero de Nueva York o los atentados de Atocha  o a entrevistar a asesinos o a víctimas.

La Puerta del Sol es un espacio histórico que, convertido en un circo mediático, se desactiva. No es gratuito que el sistema borre las huellas de lo que le amenaza. Cierto adanismo olvida que antes del 15M ahí estaban concentrados cada jueves los abuelos reclamando por la memoria histórica. ¿Por qué es más fácil poner una placa recordando el 15M que otra recordando que en el actual edificio de la Comunidad estaba la DGS donde se torturaron a miles de antifranquistas? Un plató ocupando una porción grande de la Puerta del Sol la noche del aniversario del 15M no multiplica ningún ánimo de transformación. Precisamente porque ese plató ha borrado oportunamente las huellas de la condición subversiva del 15M. Peligro que ni siquiera estaba ya en la gente que abucheó a Ana Pastor.

No es tampoco verdad que nadie le haya doblado el brazo a los medios para acudir a la plaza.  Si así fuera, también entonces les habría doblado el brazo el ISIS a los medios obligándoles a ir a grabar a París tras el atentado. Las razones son otras. Esa simplificación no oculta tampoco que esa noche no se estaba recuperando el 15M ni reactivando viejas luchas. EL 15M está ya en muchos más sitios que en la concentración de esa noche en que se abucheó a La Sexta. La manifestación era un ejercicio de memoria para no olvidar de dónde venimos, para recordar que en el 15M se juntaron muchas luchas y se repolitizó la ciudadanía en una nueva gramática. La nostalgia fue el gran actor después de que la gente se marchó. Pero la nostalgia es impotente. Seguramente La Sexta y los que aún aguantaban se necesitaban. Pero la pelea que puede cambiar las cosas tiene, al menos hasta el 26J, tensada la cuerda mirando en toda su complejidad a las elecciones.


Anuncios

Acerca de Va por ti Ecuador

Este es un espacio de debate de temas internos de Ecuador, pero también de ámbito internacional. Para iniciar un debate inicia con un comentario el cual puede ser publicado como una entrada independiente si es bien argumentado. Adelante, invitad@s a comentar en la parte de abajo. Gracias.
Esta entrada fue publicada en España, España, Migrantes, Política Internacional y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ESPAÑA | El Movimiento 15M no se deja maquillar por ningún “objetivo”

  1. victor miguel guerra vaca dijo:

    me gusta

    ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s